14 cosas que de ninguna manera deberías regalar el Día de San Valentín

Hay una delgada línea entre lo cursi y lo ridículo.

San Valentín

Intro

 
 

La mayoría de los regalos que verás en la siguiente lista suelen protagonizar el Día de San Valentín, y los venden prácticamente en cada esquina. Y aunque te han sacado de varios apuros y algunos sí son lindos, la realidad es que son demasiado impersonales. Por ello sería mejor darte a la tarea de saber qué es lo que tanto desea esa persona especial, para dárselo o ayudar a que lo consiga.

1. Osos de peluche gigantes.

A menos que tú seas el oso gigante, es un regalo que ha pasado un poco de moda. Pero quizá hay quienes aún aman recibir un oso afelpado.

2. Tazas.

Si no está llena de chocolates, no vale. Hay algunas con frases muy lindas, pero sabes que terminará siendo una más en la colección que se queda arrumbada en la cocina y no un verdadero regalo especial.

3. Tarjetas de felicitación.

¿Expresan perfectamente lo que sientes? Entonces mejor dilo en persona. La sonrisa de esa persona llegará hasta su mirada si lo escucha de tu voz y no al leerlo en una tarjeta con miles de copias en el mundo.

4. Certificado de regalo.

Nada grita más “no supe qué regalarte” que un certificado de regalo. Puede ser útil, pero le quita el lado romántico al asunto.